Londres al salir del trabajo

Muchas veces, cuando viajo, me imagino cómo sería vivir en el sitio que estoy visitando. Qué haría en mi tiempo libre, dónde comería, con quién me relacionaría, cómo sería mi casa… y hoy, paseando por la City de Londres (el distrito financiero más importante de Europa, junto con la Defénse de París) me he puesto los tacones, el traje chaqueta, mi maletín de ejecutiva y he salido a relajarme después de un duro día de trabajo.

Un vino blanco con vistas

Cuando salgo de la oficina en los días de verano, me gusta pasar tiempo al aire libre. No dejo de sorprenderme con el centro comercial  One New Change, me gusta entrar hacia el patio donde se encuentran los ascensores y girarme para ver la cúpula de St. Paul’s Cathedral reflejada en el cristal y a contraluz.

Catedral de St. Paul

Siempre trato de ponerme en primera fila del ascensor para poder subir a la terraza del último piso mirando hacia la catedral, que tiene una de las cúpulas más grandes del mundo y que pesa alrededor de 65.000 toneladas (como trabajo en un banco, me gustan los números, es deformación profesional).

El Madison en un bar con un ambiente ejecutivo, con música electrónica suave y gente que, como yo, viene después del trabajo a tomarse un vino con vistas. También es un buen lugar para aprovechar y hacerse unas fotos bonitas para darle envidia a la gente que no vive en Londres (así hice yo con mi compañero del trabajo, Raúl).

 

Un helado rodeado de acero y cemento

Cuando no estoy cansada, me gusta caminar un rato y cruzar el río por el puente del milenio, pero antes me paro a tomar un helado de una furgoneta aparcada en la plaza que forman los edificios de acero y ladrillo junto al puente. Echo un ojo de nuevo a la catedral y me imagino cómo podía ser la City antes de la llegada de este tipo de arquitectura, con sus bancos antiguos (como el banco donde trabajaba el padre de los chiquillos de la película Mary Poppins:https://www.youtube.com/watch?v=wuHZXVlUPtc).

Helado

Correr por el puente, cambiar de planes y jugar a la petanca

Hoy hemos salido de la oficina Jose, Raúl y yo. Jose nos ha propuesto coger el barco a lo largo del río para que el aire nos quite del todo los nervios del trabajo. Hemos visto el barco llegar y hemos corrido como locos para intentar alcanzarlo desde mitad del puente hasta el embarcadero (no lo hemos alcanzado porque yo llevaba tacones imaginarios). Así que ha habido un cambio de planes: caminar a lo largo del paseo junto al río e ir a tomar una Pinta y jugar a la petanca en una galería comercial que era un antiguo embarcadero, donde también se encuentra una tienda de decoración navideña abierta todo el año (galería Hay’s).

Petanca

 

El ayuntamiento de Londres y el Tower Bridge

Ya sé que quizás es turístico, pero, a mí, a pesar de llevar tanto tiempo trabajando para este banco, me encanta pasear por el lado del río y cruzar el Tower Bridge. Soy una ejecutiva agresiva con alma romántica, a la que le gusta apreciar los atardeceres londinenses.

Pero antes de cruzar el puente no puedo pasar por alto el ayuntamiento de Londres, que costó 43 millones de libras construirlo (otro número para que veáis que soy una profesional de las finanzas), el anfiteatro a su lado (The Scoop) y los bares para tomarse una sidra en unas mesas de picnic.

Hoy cruzamos el puente y nos vamos a cenar, que no queremos llegar tarde a casa porque mañana toca trabajar.

Vistas desde el Tower Bridge

Taxi y pizza en Shoreditch

Jose es el que más tiempo lleva en Londres de los tres, así que dejamos a su elección la cena. Nos lleva fuera de este ambiente elegante y de trabajadores de la banca a una pizzería moderna con una decoración industrial y mucha gente con un estilo más desenfadado (Pizza East, 56 Shoreditch High Street).

Me pido una pizza de salchichas picantes que está muy rica, Jose una de albóndigas y Raúl una de queso con una salsa picante que hace que me salga fuego de la boca. Como a los dragones que delimitan la entrada a la City: mi lugar de trabajo por un día.

Pizzeria

Por fin relajada

Tacones fuera, traje fuera, conocimientos matemáticos fuera (¡¿?!). Ahora quiero decir algo como Ana, la candidata a Pioneer de Expedia (y no la ejecutiva agresiva): el paseo ha sido muy agradable, ver el acero, el cristal, la catedral, el río, los londinenses…de verdad me he relajado después de un día de trabajo y debo agradecérselo a Jose y Raúl, que con el paseo y las risas me han hecho sentir descansada de nuevo.

Relax

Report This Post

16 Comments

  1. Hola Ana! El cambio de planes, debido a una carrera con tacones, parece que ha merecido la pena. Qué buena pinta todo! Yo también pienso en cómo serían los lugares antes de las nuevas estructuras arquitectónicas… Sigue disfrutando y contándonos cómo es Londres 😉 Un abrazo! Leticia

    Report This Comment

  2. Esas terrazas en lo alto de los edificios y el cafelito con vistas impresionantes que describes es justo lo que no paré de buscar en Paris y ahora busco en Nueva york para el mes que viene…ana, sugerencias? o hay que esperar a que cambies de ciudad??

    Report This Comment

    • Hola Pepe, te comento que la mayoría de los rooftops neoyorquinos de este estilo pertenecen a hoteles. Están abiertos al público, no solamente a los inquilinos del hotel, pero suelen ser difíciles de encontrar por eso mismo: generalmente no hay un cartel a la puerta del hotel indicando que disponen de bar en la azotea. Los más chic que te puedo aconsejar son los del Dream Hotel y los del Empire Hotel, con precios acordes. También te aconsejo el bar del Top of the Standard, el hotel que hay justo al principio de la High Line. No es exactamente un rooftop, es un bar con cristaleras, pero es espectacular. Los camareros y camareras parecen sacados del cine, de bellos que son; en la barra preparan cóckteles de impresión, tienen un piano de cola en marfil, música en vivo y bailarines de salón de época. Muy años 20-30, muy elegante, muy recomendable para una experiencia diferente.

      Report This Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *